Eventos: The art room by Bombay Sapphire en Barcelona

TheArtRoomBarcelona22

Ayer estuve en la fiesta de inauguración de The art room, una inmensa instalación/bar/obra de arte/ que convierte hoy y mañana el Convent dels Àngels de Barcelona en un espacio distinto, teñido por la visión artística de bartenders, músicos, artistas visuales y diseñadores, y por el icónico color zafiro de la marca, muy presente en todas las propuestas.

TheArtRoomBarcelona5

Aunque la instalación es vistosa y estimulante, aquí el mayor de los atractivos, como es de prever, radica en los cócteles. Entre otras cosas porque han contado con el asesoramiento de un auténtico dream team (¿o debiera llamarle drink team?) de profesionales, encabezados por Marc Álvarez (del grupo El Barri, es decir, los restaurantes de los hermanos Adrià e Iglesias), con trabajos de Alberto Pizarro, de Bobby Gin, Sergio Padilla, de Boca Chica, Miguel Palau, de Ocaña; Giacomo Gianotti, de Paradiso, Miguel Pérez y Alfredo Pernía, de Solange y el equipo creativo de Dr. Lagarto. Una oportunidad única para poderlo pasar bien comparando el enfoque de una selección -exclusivamente masculina, eso sí- de profesionales imposible de reunir habitualmente detrás de una misma barra, aunque sea por poderes.

Todos estos cócteles pueden degustarse durante el horario de apertura el público de The art room, hoy viernes y mañana sábado de 17 a 02 horas, y hasta el 24 de abril cada combinado estará presente en el establecimiento de su creador.

Madrid Fusión o el descubrimiento de la laringe

IMG_2890

[…] un día me dejé caer en el consultorio de mi médico con dolor de garganta. Me toqué la nuez y los tendones a los lados del cuello, y le pedí consejo experto. -¿Sabes qué tienes?- preguntó el doctor. – ¿Qué? -¡Descubrimiento de la laringe! – graznó- Tómate una aspirina. ¡Dos dólares, por favor!

– Ray Bradbury. “Zen en el arte de escribir”.

Vuelvo de Madrid Fusión con la extraña sensación de que el mundo de la gastronomía se ha descubierto la laringe. O lo que es lo mismo: que ha descubierto la existencia de la coctelería. Lo digo sobre todo a cuenta de la tan cacareada ponencia de Dabiz Muñoz a cuenta del vino, que puso los pelos de punta a unos cuantos simplemente por aplicar al vino el mismo tratamiento que se ha dado a cualquier otra bebida alcohólica. Que tampoco es una idea nueva -por ejemplo, el amigo Bruno Tannino la viene propagando desde tiempo ha- pero que aún así ha provocado úlceras y sarpullidos entre los que saben. Yo sí estuve en la famosa ponencia -o al menos en la mitad, porque la ley de Murphy hace que suene el teléfonocuando suena por motivos laborales – y aunque no compro algunos de los aspectos formales de la misma (lo de darme vino a cucharadas, mira, no hay tanta confianza), sí que me pareció que sus presupuestos teóricos son muy válidos. Como en todo este tipo de debates, parece que abogar por una nueva vía implique la abolición de la vieja, lo cual además de maniqueo es falso. Una vez me dijo un bartender que en coctelería se pensaba cómo construir a partir de los ingredientes, mientras que en vinos se pensaba en términos de prescripción. Y que ambas no eran formas incompatibles de ver el mundo. Así que no acabo de entender todo el revuelo. Quizás sea que hay cosas que se permiten siempre  y cuando no se verbalicen en voz alta (“¡uy, sí, dignifiquemos la sangría, pero no en un restaurante serio!”) o que haya algún tema de animadversión personal en todo esto, que ya sabemos que en un país tan poco dado a las envidias como España no ha ocurrido ni ocurrirá nunca, claroooo. Pero si hemos aceptado la vía posmoderna de deconstruir la gastronomía que inició Adrià, su lógica consecuencia es la caída de la dicotomía plato/copa (o mejor dicho: de la categoría comida/bebida), mediante la aplicación de técnicas culinarias a la bebida. Es decir, mediante, ejem, la coctelería.

IMG_2883

En cualquier caso, implícita o explícitamente, como laringe o como dolor de garganta, la coctelería estuvo muy presente este año en Madrid Fusión.  La vimos también en la ponencia de fluidos supercríticos de Mario Sandoval, quien contó su experiencia trabajando con los científicos de ISIC para desarrollar esta técnica, que permite extraer las notas olfativas de cada producto sin “matar” sus cualidades a través de un proceso mediante presión y temperatura controladas. Mario Sandoval y su bartender Miguel Pérez presentaban esa noche su libro de cócteles y tapas, pero la invitación de su editorial debió “perderse”. Sí, seguro que fue eso… En cualquier caso, nos hicimos con una de las muestritas de aceite de trufa no sintético que repartieron durante la presentación y en breve la probaremos.

IMG_2919

También estuvo Tony Conigliaro, de 69 Coolebroke Row, para presentar junto a Andoni Luis Aduriz la web Foodpairing. Conigliario – si eres lector de este blog posiblemente ya lo sepas- es uno de los máximos investigadores en coctelería. No quiero extenderme mucho sobre él, porque le hice una entrevista que publicaré próximamente, pero sí decir que me pareció muy interesante la idea de Foodpairing. Esta web sistematiza de un modo científico todo lo que sabemos sobre armonías de sabores y olores, analizando los componentes olfativos de cada producto y buscando otros similares, lo que abre la puerta a combinaciones inesperadas, y a lo hace, además, de una forma sistemática. Aduriz y Conigliaro casaron un cóctel clásico con un plato innovador y viceversa. El cóctel innovador llevaba amontillado y casi me pongo a hacer la ola yo solita al verlo.

IMG_2923

IMG_2888

Pero los cócteles estuvieron presentes en muchos otros espacios: en el el Taller que impartió David Ríos; en los de licor de Calamansi que se ofrecían en el stand de Madrid Fusión Manila (muy tiki ellos); en los de ignotos restaurantes finlandeses que, de repente, los metían en su ponencia; en la de muchas marcas que ofertaban su producto. La distribuidora Maxxium con su oferta premium nos hizo una pequeña cata del portfolio; y ofreció varias demostraciones centradas en The Macallan a cargo de la gente de Fizz Bartenders, quienes prepararon un cóctel ahumado. El Gaitero propuso a través de la gente del bar Varsovia de Gijón una serie de combinados con su sidra achampañada Pomarina, entre los que destacaba el La Ría, con whisky Talisker y puré de oricios;  y Navarra Reyno Gourmet -ejemplar empresa pública de promoción gastroturística- le echaba Patxarán al mojito (una combinación que, como tal, no me gustó demasiado: aunque valiente, creo que  le hubiera venido mejor armonizar con sus notas amargas). Stands con mixers, aguas con sabores, tónicas, refrescos de incierto futuro, señores gallegos que se hacían su orujo de frutas en el salón de casa y como es habitual en todo congreso gastronómico, cazadores de gintonics y croquetas, que descendían como lobos hambrientos sobre la feria desde primeras horas de la mañana (y eso que se supone que son profesionales del tema). Al final, un congreso siempre es una mezcla extraña en la que uno termina exponiéndose a nuevas ideas, reencontrándose con viejos amigos, haciendo contactos inesperados y, casi siempre, teniendo que curarse un traicionero dolor de garganta: el descubrimiento literal de la laringe.

Presentación The shaker and the jigger

image Además de escribir este blog que estás leyendo, colaboro en The shaker and the jigger. Soy periodista freelance, y a veces (pocas) escribo sobre lo que me apetece, pero la mayoría toca el tema que toca, sean deportes, cotilleo, nuevas tecnologías o el Festival de Eurovisión, que la vida está muy achuchá y una es una pofessional . Es por eso que siempre me alegra cuando viene al mundo un medio nuevo dedicado a la cocteleria. Si encima colaboran en él varias primeras espadas de la mixología española, mejor aún. Y si a alguien se le ocurre pedirte que aportes tú también tu voz al proyecto se multiplican los motivos de celebración. Para su lanzamiento, mi primera contribución se llama La chica de la barra y es un artículo en el que rajo expongo mis opiniones sobre los clichés y el papel de las mujeres en coctelería. image Mal estaríamos si una nueva publicación de cócteles fuera seca, y menos cuando detrás hay una marca de destilados (en este caso, Bacardí). Así que fuimos convocados a Shoot115, un estudio de fotografía en Barcelona que se suele alquilar para fiestas y que antaño fuera una fábrica de bombonas de oxígeno para hospitales. Allí estaban Ramón Parra, Miguel Pérez (recién llegado de la feria FIBAR con el premio al mejor menú del año), Marc Álvarez, Javier de las Muelas y Jordi Baqués, además de un montón de amigos y conocidos. Bebimos (servidora un St. Germain Cocktail algo desvaído y un Whisky Sour rico, rico), nos fotografiamos agitando cocteleras boston (existe un .gif mío pero por pudor lo mantendremos en la Deep Web) y, sobre todo, nos reímos. La definicion exacta de cocktail party.

"Mira, mamá, sale luz de mi Whisky Sour, ¡es mágico!"

“Mira, mamá, sale luz de mi Whisky Sour, ¡es mágico!”